viernes, 17 de agosto de 2007

Un agosto en mayo

Julio y agosto han sido tradicionalmente meses de fuerte verano. Agosto particularmente se ha caracterizado por ser muy soleado y por sus vientos que son una invitación para elevar todo tipo de cometas. Pero este agosto ha sido tan lluvioso y húmedo que mas parece abril o mayo. Aun así, en estas condiciones climáticas poco favorables las plantas siguen creciendo y sus pequeños y delicados racimos continúan su desarrollo, aunque lo anterior obliga a estar muy atento ante ataques de hongos como el oidio y el mildeo que podrían ocasionar graves daños en la producción que viene en camino.


Con frecuencia ciertas condiciones climáticas pueden favorecer la aparición de determinados tipos de hongos que encuentran el ambiente propicio para su desarrollo; demasiada humedad en el ambiente, intervalos entre días lluviosos y soleados son ideales para que estos hongos se desarrollen y ataquen las partes verdes de las plantas. Realizar aplicaciones con azufre puede prevenir y controlar los ataques iniciales, pero cuando estos son muy fuertes se hace necesario aplicar otro tipo de químicos como fungicidas sistémicos. El principal problema con estos químicos reside en que contienen elementos tóxicos para el medio ambiente.

La búsqueda de métodos alternativos para controlar y eliminar este tipo de hongos ha sido una preocupación constante en este pequeño viñedo experimental. La aplicación de fungicidas originados a partir de mezclas de diferentes tipos de arcillas y azufre, al igual que fungicidas de origen vegetal como la swinglia, son una alternativa mucho mas ecológica y pueden proporcionar mayores beneficios tanto para la naturaleza en general, como para la calidad de los frutos del propio viñedo.

Pinot Noir

Pinot Noir
Pinot Noir