martes, 19 de octubre de 2010

El viñedo renace y las labores se multiplican

La segunda mitad del año trajo consigo una fuerte temporada invernal y con ella una lluvia de posibles problemas para un viñedo que ansia brotar después de varios meses de descanso. Usualmente la poda debería realizarse entre finales de septiembre y los primeros días de octubre, pero las plantas comenzaron a dar claras muestras de tener unos planes diferentes, lo que obligo a adelantar  la poda unas cuantas semanas (19 de septiembre). El realizar la poda en pleno furor de la temporada invernal puede ser algo riesgoso debido a que las flores podrían verse comprometidas al ser estas afectadas por la excesiva humedad que favorece la aparición de hongos o problemas en la polinización; por lo tanto los cuidados y las labores preventivas obligan a que se dupliquen los esfuerzos,  los cuidados y la atención para cada una de las plantas.
Debido a que se practico una poda corta y que las plantas habían completado adecuadamente su temporada de descanso,  la frotación está  muy fuerte , sana y uniforme presentando  altos niveles de floración y desarrollo.
Brotes Pinot Noir

Pinot Noir

Pinot Noir
Pinot Noir